Importancia de la Hoja Bandera en el Rendimiento de Gramíneas

Posted on

Importancia de la Hoja Bandera en el Rendimiento de Gramíneas
Figura 1. El maíz es una de las gramíneas más producidas en el mundo, no sólo por ser base en la alimentación humana y animal, sino por ser un insumo para la industria y la elaboración de biocombustibles.

Satisfacer la demanda de alimentos siempre ha sido uno de los grandes retos para las personas relacionadas con la producción agrícola. Constantes trabajos se han llevado a cabo en busca de mejorar los sistemas de producción agrícola a través del mejoramiento genético, aplicación de nuevas prácticas agrícolas y el uso de tecnología principalmente. En este sentido, mediante los distintos ensayos llevados a cabo en gramíneas, se ha encontrado una relación estrecha entre la llamada hoja bandera y el rendimiento de los cultivos.

Importancia de las gramíneas

Las gramíneas constituyen el grupo de plantas más importante para la alimentación humana con aproximadamente 10,000 especies, donde encontramos a cultivos como el maíz, trigo, arroz, avena, cebada, centeno y caña de azúcar (Cuadro 1). Estas especies han sido factor fundamental en la formación y evolución de grandes civilizaciones, en donde se han usado como alimento primario. El maíz jugó un papel muy importante en el desarrollo de la mayoría de las culturas precolombinas en Mesoamérica.

Cuadro 1. Los 5 cultivos más producidos en el mundo en 2013 (miles de toneladas).

Fuente: FAO, 2015.

Cultivo Año
2000 2013
Caña de azúcar 1,256,380 1,877,110
Maíz 592,479 1,016,740
Arroz 599,355 745,710
Trigo 585,691 713,183
Papa 327,600 368,096

El uso que se le da a este grupo de plantas es diverso, algunas especies se utilizan para forrajes y pastizales en la alimentación de ganado, pero también se pueden utilizar para la industria y la producción de biocombustibles. En el caso de caña de azúcar, este cultivo se emplea para la extracción de azúcar. Algunas gramíneas tienen uso en la jardinería y en las artesanías.

La hoja bandera y su relación con el rendimiento

hoja bandera en graminias
Figura 2. La hoja bandera es la última hoja que emerge del tallo antes de que brote la panícula o espiga en las gramíneas. Foto: Modificado de Good in Every Grain

La posibilidad de incrementar rendimientos en las gramíneas con el aumento en la tasa de fotosíntesis es considerada frecuentemente, ya que la producción de materia seca está relacionada directamente con este proceso. De acuerdo con Blum (1985), en cereales como trigo, cebada y avena, la fotosíntesis de la hoja bandera tiene un papel primordial en el rendimiento de grano, pues es la principal fuente de fotosintatos durante la etapa de llenado de grano.  La hoja bandera es la última hoja que emerge del tallo, generalmente es más pequeña que las otras y se encuentra posicionada justo por debajo de la espiga o panícula en las gramíneas. La morfología de la hoja bandera afecta significativamente el rendimiento de las gramíneas, calidad del grano, madurez y otros parámetros. Las características de la hoja bandera como forma, tamaño, contenido de clorofila y capacidad fotosintética han sido los parámetros considerados importantes que determinan el rendimiento en cereales.

 

Da clic aquí para leer el artículo completo…

Anuncios

Manejo Integrado de Araña Roja en Hortalizas Bajo Invernadero

Posted on

Introducción

La araña roja Tetranychus urticae.
Figura 1. La araña roja Tetranychus urticae. Fuente: Intagri.

La araña roja (Tetranychus urticae Koch) es una de las especies que más daños y pérdidas económicas provoca en la producción de hortalizas bajo cubierta en el mundo. Su agresividad se debe a su corto ciclo de vida (9 a 14 días), alta capacidad de reproducción (100 – 120 huevecillos por hembra) y su rápido desarrollo de resistencia a acaricidas e insecticidas. Es una plaga que se encuentra ampliamente distribuida en zonas templadas, además se le asocia con más de 200 especies de plantas hospederas, entre las que destacan: hortalizas (tomate, pimiento, pepino), berries (fresa y arándano), café, rosa, entre otras.

 

Características

araña roja-ciclo biologico
Figura 2. Ciclo de vida de la araña roja (Tetranychus urticae). Fuente: Adaptado de Gugole, 2012.

Ciclo biológico: La araña roja es un ácaro con un ciclo de vida corto que consta de cinco fases de desarrollo. Su ciclo de vida comienza cuando las hembras depositan sus huevecillos en el envés de las hojas (oviposición). 2 a 4 días después eclosionan dando lugar a las larvas. Posteriormente las larvas pasan por dos estadios ninfales llamados protoninfa y deutoninfa y, finalmente pasa al estado adulto.

Desde el estado de huevo hasta la etapa reproductiva tarda aproximadamente de 9 a 14 días cuando la temperatura es de 25 °C, pero cuando las temperaturas se incrementan a 30 °C, su ciclo se acelera a tan solo 6 a 7 días. Las condiciones que afectan la población de la araña roja son: temperaturas menores a 12 °C y mayores a 40 °C, alta humedad relativa y presencia de depredadores.

Hábitos: La araña roja forma sus colonias en el envés de las hojas maduras y teje una red (telarañas) en abundancia para protegerse contra daños o ataques de depredadores, condiciones ambientales adversas y aplicaciones de acaricidas. Estos ácaros colonizan principalmente las hojas, pero cuando las poblaciones son altas pueden ocupar los demás órganos de la planta. Se dispersan entre las plantas u otros cultivos por medio del aire, además se adaptan a distintas malezas y vegetación en general. La infección de la araña roja puede resultar sorpresiva por su diminuto tamaño, por lo que un monitoreo continuo y minucioso es fundamental.

Daños: La araña roja inicia su infestación en la parte media de la planta, continuando de manera ascendente hacia los brotes. Las formas móviles del acaro (larvas, ninfas y adultos) se alimentan extrayendo el contenido de las células de los tejidos, las cuales adquieren coloración blanquecina y más tarde amarillenta y marrón cuando se necrosa. Los daños en las hojas se producen en el envés y se manifiestan por zonas amarillentas en el haz. Como consecuencia hay una disminución de la actividad fotosintética, provocando reducción del crecimiento, retraso de la floración y disminución del tamaño de frutos.

Para leer el artículo completo da clic Aquí

Solución Nutritiva y su Monitoreo Mediante Análisis Químico Completo

Posted on Actualizado enn

Soluciones nutritivas
Figura 1. El monitoreo de la solución nutritiva es clave para el correcto manejo nutricional de los cultivos.

¿Qué es la solución nutritiva?

La solución nutritiva es el medio acuoso en el cual se encuentran disueltos los nutrientes esenciales para el adecuado crecimiento y desarrollo de las plantas, y es la vía principal de nutrición de cultivos en hidroponía y sustratos. Una solución nutritiva completa debe tener: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, azufre, hierro, molibdeno, manganeso, boro, zinc, cobre y níquel. En la solución nutritiva estos elementos están en forma de iones para que las plantas puedan tomarlos, ya que no puede absorberlos en su forma simple.

Es importante aclarar que los cultivos difieren en sus demandas nutricionales, lo que significa que requieren de soluciones nutritivas distintas, y para cada cultivo soluciones nutritivas según sus etapas fenológicas. En la actualidad, las soluciones nutritivas pueden ser tan específicas al nivel de variedades. Las condiciones climáticas y métodos de cultivos también son variables que influyen en la formulación de soluciones nutritivas y deben indiscutiblemente ser considerados. En definitiva, las variables son muchas que las soluciones nutritivas optimizadas podrían ser infinitas. El éxito de las soluciones nutritivas está determinado entonces, por la constitución de dicha solución, la relación existente entre los diferentes iones minerales, la conductividad eléctrica y el pH.

La calidad del agua para soluciones nutritivas

El análisis químico del agua es pieza fundamental para la formulación de soluciones nutritivas. Preparar soluciones sin un estudio previo de las características del agua es demasiado riesgoso, donde los problemas pueden llegar al punto de perder el 100 % de la producción por algún detalle del agua que pudo manejarse o corregirse previamente. El análisis químico del agua permite identificar diferentes aspectos como la concentración de nutrientes, presencia de iones específicos tóxicos, dureza, pH y CE del agua, entre otros. Estos factores permiten ajustar las soluciones nutritivas según sea necesario, por ejemplo, en muchas regiones el agua utilizada contiene niveles elevados de calcio y magnesio, donde el aporte de estos elementos en la solución nutritiva es más que suficiente con el agua, permitiendo un ahorro importante en fertilizantes.

Otro ejemplo es el relacionado con la alcalinidad del agua, o sea el equilibrio entre CO3/HCO3, relación que es importante para determinar la resistencia del agua a la acidificación, ya que en varios casos es necesario agregar ácidos para reducir el pH de la solución. Es importante considerar el análisis químico del agua de forma regular para mantener la solución nutritiva ajustada a las variaciones de la composición mineralógica del agua.

Analisis de agua
Figura 2. Es indispensable analizar el agua para la preparación de soluciones nutritivas. Una solución nutritiva adecuadamente formulada inicia siempre con el análisis de agua.

Importancia de analizar periódicamente la solución nutritiva

La concentración de nutrientes, por ejemplo en el caso de los sistemas de recirculación es sumamente dinámica y debe de ajustarse con frecuencia. Un técnico experimentado conoce la forma de mantener las concentraciones ideales de los iones mediante un correcto manejo nutrimental. Dicha tecnología obliga a analizar periódicamente la concentración de macro y micronutrientes, tanto en gotero  como en drenaje, durante toda la temporada con una periodicidad consistente. Es recomendable analizar muestras de solución nutritiva y drenaje cada dos semanas, y en caso de situaciones particulares tales como cambios bruscos en el cultivo, errores en los cálculos o en las mezclas, el análisis se debe realizar de manera inmediata. Esto permite ejecutar un programa nutricional óptimo y eficiente.

Click Aquí para leer el artículo completo…

El Huitlacoche en el Maíz: Organismo Patógeno o Benéfico

Posted on

huitlacohce-enfermedades
Figura 1. Carbón común, enfermedad causada por el hongo Ustilago maydis. Fuente: Djamei, A. y Kahmann, R. 2012

Ustilago maydis (DC) Corda es el nombre científico del hongo causante de la enfermedad conocida comúnmente como “huitlacoche” o carbón común. Es un patógeno que parasita al cultivo del maíz (Zea mays), ya que infecta a los granos del elote formando tumores o agallas de color gris; el interior de estas estructuras es de color oscuro debido a la presencia de esporas negras

En México es un hongo que ha adquirido mucho interés por su uso en la cocina, donde inclusive se han realizado diferentes investigaciones y pruebas en campo para desarrollar tecnologías y lograr su producción comercial.

 

 

El huitlacoche como enfermedad

El carbón del maíz es una enfermedad fungosa que afecta la producción de maíz en el mundo. La infección del hongo se puede dar en diferentes partes de la planta, especialmente en los tejidos jóvenes en crecimiento. El hongo Ustilago maydis infecta los granos (mazorca) del cultivo provocando mermas en el rendimiento. Normalmente es una enfermedad que no ocasiona fuertes pérdidas, pero si se presentan condiciones ambientales óptimas puede llegar a ser una enfermedad devastadora para el cultivo de maíz dulce, principalmente.

El agente causal del carbón del maíz es el basidiomiceto Ustilago maydis. Es un hongo dimórfico que se caracteriza por la formación de agallas locales de tamaño variado; dentro de estas estructuras se desarrollan las esporas, que son el medio de diseminación del patógeno.

La interacción entre la temperatura, la humedad relativa y la variedad de maíz favorecen el desarrollo del hongo Ustilago maydis. Las condiciones climáticas que favorecen el desarrollo del hongo son ambientes con alta humedad relativa (80 %) y temperaturas que van alrededor de 17 a 20 ° C. También, el hongo aparece con mayor frecuencia en condiciones cálidas (26 a 30 °C) y moderadamente secas.

El método más común y práctico para el manejo de la enfermedad es la selección inteligente del hibrido a utilizar. También se recomienda el tratamiento de la semilla con fungicidas, la óptima fertilización con nitrógeno y la rotación de cultivos.

Ciclo biológico del huitlacoche. Ustilago maydis es fitopatógeno del maíz y del teozintle. Su ciclo biológico se muestra en la figura 2.

Ciclo biológico del Ustilago maydis.
Figura 2. Ciclo biológico del Ustilago maydis. Fuente: Chamonts (INRA), 2013; Adaptado por Intagri, 2016.

El huitlacoche como alimento

Desde tiempos prehispánicos, el “huitlacoche” se ha usado como alimento en la cocina mexicana. Actualmente ha crecido su popularidad por sus excelentes características nutrimentales, aumentando la demanda en diferentes mercados del mundo. Actualmente diferentes investigadores han realizado ensayos para encontrar…

Leer Artículo completo Aquí

Técnica del Triple Lavado de Envases de Plaguicidas

Posted on

artículos de agronomia
Figura 1. El adecuado manejo de los envases de plaguicidas ayuda a reducir problemas ambientales, así como también evitar intoxicaciones en el hombre y animales. Foto: Mairosser.

Durante años los envases de plaguicidas han sido tirados de manera irresponsable en canales de riego, arroyos, zanjas, brechas, barrancas, en el campo abierto y en algunos casos son quemados, enterrados o reciclados para almacenar agua o alimentos. Todo lo anterior ha provocado focos de contaminación al ambiente y ocasionalmente intoxicaciones tanto al hombre como a animales silvestres y domésticos. Ante todo esto, se han planteado en los últimos años planes de manejo de los envases vacíos de agroquímicos a nivel mundial. Una estrategia que ha demostrado buenos resultados es la del “Triple lavado” de envases vacíos de plaguicidas.

Problemática

El uso de plaguicidas se ha hecho casi indispensable en la agricultura moderna, y que a pesar de que actualmente en países desarrollados se ha comenzado a disminuir el uso de estos productos, aún en países en vías de desarrollo se siguen aplicando de manera intensiva. Como es de todos conocidos, el uso de plaguicidas provoca daños a la salud y al medio ambiente, sobre todo a la población que labora en el sector agrario, quienes tienen el mayor contacto con estos productos al ser uno de los principales insumos para la producción agrícola. Aunado a lo anterior, la falta de capacitación a trabajadores agrícolas y productores, los cuales hacen las aplicaciones de plaguicidas, además de la falta de equipo de protección apropiado ocasiona que se incrementen los riesgos de intoxicación. En México en el año 2012, según reportes de los Comités Estatales de Sanidad Vegetal, se generan 50 millones de envases de agroquímicos, lo cual equivale a 6,020 toneladas. Los envases de plástico, ya sean rígidos o flexibles representan más del 80 % de estos, dejando muy por debajo a los envases de papel y metal.

Fundamentos del triple lavado.

La técnica del triple lavado está fundamentada en tres principios:

  1. Economía. Se aprovecha al 100 % el producto contenido en los envases.
  2. Los envases lavados pueden ser manejados por el hombre sin riesgo alguno sobre su salud al momento de almacenarlos y transportarlos.
  3. Una vez que los envases son lavados se reduce o minimizan factores de riesgo para el medio ambiente.

Beneficios del triple lavado de los envases de plaguicidas

El lavado de los envases de plaguicidas reduce muchos problemas al ambiente y a la salud pública. Algunos de los beneficios que se logran con el triple lavado se enuncian a continuación:

  • Se aprovecha el 100 % del plaguicida.
  • Reducir el riesgo de utilización de los envases vacíos.
  • Garantiza la eliminación de una manera segura y racional de los envases.
  • No representa una amenaza para el usuario, animales o personas en general.
  • Evitar la contaminación de ríos, canales de riego, mantos acuíferos, lagos y lagunas.
  • Evitar la acumulación de envases en las parcelas, y se reduce la contaminación del suelo y agua.
  • Los envases se reciclan para elaborar otros productos.
Triple lavado de envases de agroquimicos
Figura 2. Procedimiento del triple lavado. Foto: SENASICA-CONADESUCA.

Procedimiento del Triple lavado

El lavado de los envases se debe realizar inmediatamente después de vaciar el producto, de manera que todo el producto sea utilizado para el propósito previsto  y evitar que se quede producto adherido a las paredes internas del envase. Permitir que el producto se solidifique sobre las superficies de los envases o de la tapa, hace más difícil el proceso de limpieza, y a menudo se necesita más agua para enjuagar e incluso se deben emplear abrasivos.  Por todo lo anterior, es mejor enjuagar cuando el producto aún esta líquido, haciendo más rápido y sencillo el proceso.  El procedimiento del triple lavado es el siguiente:

1.- Se vacía el envase completamente y se deposita agua limpia hasta ¼ del volumen total del envase. Después se debe agitar con la tapa hacia arriba por 30 segundos aproximadamente.

2.- Se vuelve a llenar el envase de agua hasta ¼ del volumen y se agita por aproximadamente 30 segundos pero ahora con la tapa hacia abajo.

3.- Ya por último se debe vaciar por última vez el agua y con agua limpia agitar el envase por 30 segundos hacia los lados.

4.- Se debe vaciar el agua de cada uno de los lavados en un tanque o mochila, donde se está preparando la mezcla.

5.- Finalmente escurrir por 30 segundos el envase y perforarlo para evitar su utilización posterior. Después colocar dentro de una balsa de plástico transparente (calibres de 200 a 300) y llevar dicha bolsa al centro de acopio más cercano.

Para leer el artículo completo da Clic Aquí

Extraído de https://www.intagri.com/articulos/fitosanidad/tecnica-del-triple-lavado-de-envases-de-plaguicidas – Esta información es propiedad intelectual de INTAGRI S.C., Intagri se reserva el derecho de su publicación y reproducción total o parcial.

La Conductividad Eléctrica del Suelo en el Desarrollo de los Cultivos

Posted on

intagri- articulos
Figura 1. Progresión del daño por la salinidad del suelo en plantas de fresa. Una planta sana a la derecha y plantas fuertemente afectadas hacia la izquierda. Foto: Koike.

El desarrollo de los cultivos está condicionado por muchos factores, tanto bióticos como abióticos, dentro de estos últimos se encuentran las propiedades fisicoquímicas de los suelos. Sin duda, algo que determina la calidad y fertilidad de un suelo agrícola es el contenido de sales presentes. Estas sales  reducen el potencial osmótico de la solución del suelo, reduciendo al mismo tiempo la disponibilidad de agua  para las plantas, a pesar de que el suelo muestre niveles razonables de humedad. Los problemas de salinidad son más acentuados en regiones áridas y semiáridas. La manera en la que se mide dicha salinidad en los suelos es mediante la conductividad eléctrica (CE).

¿Qué es la conductividad eléctrica (CE) del suelo?

La CE mide la capacidad del suelo para conducir corriente eléctrica al aprovechar la propiedad de las sales en la conducción de esta; por lo tanto, la CE mide la concentración de sales solubles presentes en la solución del suelo. Su valor es más alto cuanto más fácil se mueva dicha corriente a través del mismo suelo por una concentración más elevada de sales. Las unidades utilizadas para medir la CE son dS/m (decisiemens por metro). Esta medida es equivalente a la que anteriormente se utilizaba: mmhos/cm.

Salinidad en los suelos agrícolas

La salinidad a menudo se confunde con sodicidad del suelo, pero son dos cosas completamente distintas, ya que estos suelos tienen diferencias significativas en sus propiedades químicas como se aprecia en el Cuadro 1.

Conductividad electrica

En un suelo salino se acumulan cationes como sodio (Na+), potasio (K+), calcio (Ca+2) y magnesio (Mg+2), así como los aniones cloro (Cl), sulfato (SO4-2), bicarbonato HCO3) y carbonato (CO3-2). Por otro lado, los suelos sódicos cuentan con altos contenidos de Na, pero no de las demás sales anteriormente enlistadas.

Conductividad electrica en el suelo
Figura 2. El requerimiento de lavado puede ir de un 5 a 10 % más de agua, adicional a la lámina de riego. Foto: Intagri.

Manejo. Los suelos salinos son manejados con lavado, mientras que a los suelos sódicos se les aplican mejoradores a base de calcio (yeso agrícola) o formadores de calcio (azufre, ácido sulfúrico, polisulfuro de calcio o amonio) y posteriormente la aplicación de láminas de riego para eliminar el sulfato de sodio excesivo de la solución de suelo, mejorando las características físicas que se afectaban por la presencia de sodio (Castellanos, 2000). Por otro lado, a los suelos salino-sódicos se les aplican primero mejoradores de suelo, como los enunciados anteriormente, y después se aplican láminas de lavado.

Origen. Los procesos que originan la salinidad de los suelos pueden ser los siguientes:

  • Meteorización de rocas o materiales parentales.
  • Mantos freáticos elevados que no impiden el movimiento vertical del agua.
  • Calidad pobre del agua de riego (contenido alto de sales).
  • Mal manejo del riego, donde la lámina de drenaje es insuficiente para el lavado de sales.
  • Ex vasos de lagos o lagunas sometidos a evaporación por largos períodos.
  • Aplicación excesiva de fertilizantes, abonos animales o compostas.

Métodos para medir la salinidad. La salinidad del suelo se mide a través de dos métodos: 1) conductividad eléctrica en el extracto de saturación (CEe); 2) conductividad eléctrica en extracto 1:2, es decir, que por cada unidad de suelo se agregan dos de agua. El último método se caracteriza por ser práctico y sencillo. Muchos de los reportes están referidos en CEe. En el cuadro 2 se tiene la equivalencia entre los valores de ambos métodos.

Leer más AQUÍ

 

Cálculo de la Dosificación de un Plaguicida

Posted on

 

plaguicidas
Figura 1. Para la aplicación de agroquímicos se necesita conocer la superficie real de aplicación. Foto: Intagri

Introducción

El establecimiento de un cultivo implica necesariamente diseñar un programa de manejo de plagas y enfermedades. Dentro de este programa es común el uso de plaguicidas (herbicidas, insecticidas y fungicidas) para prevenir o controlar plagas. En el mercado de plaguicidas existen diferentes formulaciones y concentraciones de ingrediente activo, pero ¿Cómo saber cuánto aplicar (dosis) para un cultivo específico?

En el campo hay una gran cantidad de factores a considerar para decidir la cantidad de producto a utilizar, estos son: tipo de cultivo, hora del día adecuada, equipo disponible,  plaga o enfermedad que se desea controlar, y el producto a utilizar. Los plaguicidas usados en la agricultura vienen con un etiquetado que específica su composición y la dosis recomendada. Usualmente la dosis viene expresada en kilogramos por hectárea (kg/ha), litros por hectárea (L/ha) o mililitros por hectárea (mL/ha), dependiendo de sus características

La correcta dosificación del plaguicida y la calibración del equipo de aspersión permiten el adecuado control del patógeno, disminuyendo el riesgo de la generación de resistencia de las plagas y daños a los cultivos, así como la contaminación al ambiente. Además, se logra un ahorro económico para el productor al optimizar el uso del producto y controlar de manera oportuna la plaga.

Bases para una buena aplicación

  • Calidad del agua: característica que incide en el éxito de la aplicación, durabilidad de las boquillas y estado general del equipo de aplicación. Las principales características del agua que pueden reducir significativamente la actividad de los ingredientes activos de los plaguicidas son: pH, dureza (presencia de iones de Ca y Mg), y sólidos disueltos (materia orgánica y arcillas en suspensión).
  • Efectividad: está relacionada con la correcta elección del producto a aplicar.
  • Momento Oportuno: la época para actuar basado en el estado de desarrollo del cultivo y de las plagas (insecto, bacteria, hongo, malezas, etc.).
  • Homogeneidad: consiste en colocar el producto en cantidad y cobertura indicada. Se logra utilizando el equipamiento y la calibración adecuada. La elección de la boquilla del equipo de aspersión en un aspecto crítico.
Cuadro 1. La selección de la boquilla puede resultar en una adecuada o incorrecta aplicación.

Fuente: Inostroza, 2009.

Boquilla tipo cónica Boquilla tipo abanico
Trabaja con alta presión Trabaja con baja presión
Genera gotas pequeñas Genera gotas medias a grandes
Óptima cobertura Cobertura media
Muy sujeta a deriva Baja deriva
Mayormente utilizada en fungicidas e insecticidas Mayormente utilizadas para herbicidas

Cálculo de la dosificación de un plaguicida

Los plaguicidas se pueden dosificar de diferentes formas dependiendo del tipo de aplicación y cultivo.

  1. Aplicaciones en cobertura total (aérea). Los plaguicidas que se aplican en forma foliar sobre cultivos en campo protegidos bajo cubierta o en invernadero, se dosifican en concentración como % de concentración del caldo, es decir, la dosis se calcula en base a la concentración del ingrediente activo (i.a.) del plaguicida.
  2. Aplicaciones en banda (Dirigidas). Los plaguicidas que se aplican en banda se dosifican en base al área tratada. En las dosis recomendadas de los agroquímicos se manejan superficies definidas completas (hectáreas, principalmente), es decir, las dosis se diluyen en agua conforme a las instrucciones y se aplican de esa manera (aplicación completa), pero cuando se tiene un cultivo que está distribuido principalmente en camas o surcos las dosis ya no se aplican igual por el espaciamiento entre estas (aplicación dirigida), es por eso que se tiene que considerar el espacio real al que se le va a aplicar para evitar excesos y desperdicios de producto.

a). Cálculo del volumen de agua. El agua empleada en la mezcla de aspersión, es un medio que sirve de vehiculo al plaguicida. Las aplicaciones dirigidas utilizan un menor volumen de agua debido a que solo una parte de la superficie total del terreno es tratada. En este sentido para calcular el volumen de agua se emplea la formula de la figura 2. Por otra parte, los volumenes usuales de agua que se necesitan asperjar para diferentes cultivos (LPH) se muestran en el cuadro 2.

Cuadro 2. Volumen de agua a asperjar en diferentes cultivos.

Fuente: Matthews, 1992; Carrero, 1996.

Volumen Cultivo en campo Herbáceos
Alto (HV) > 600 > 800
Medio (HV) 200 – 600 250 – 800
Bajo (HV) 50 – 200 75 – 250
Muy Bajo (HV) 5 – 20 7.5 – 75
Ulta bajo (HV) < 5 < 7.5

Para ver leer Artículo completo da clic Aquí