Sin categoría

Antracnosis en el Cultivo de Aguacate

Posted on

Importancia de la enfermedad

ANTRACNOSIS DE AGUACATE
Figura 1. Las enfermedades postcosecha, de entre las cuales destaca antracnosis, se han caracterizado por ser un problema para las exportaciones frutícolas. Foto: Morales, 2017.

Las enfermedades del cultivo de aguacate representan un serio problema para las exportaciones. En ese sentido, la antracnosis es una de las principales enfermedades que atacan al fruto con una amplia distribución e importancia económica en todas las zonas donde se produce, llegando a causar pérdidas del 20 al 30 %. Si el ataque es muy severo, aunado a un manejo deficiente de la enfermedad, dicho porcentaje incluso puede elevarse. Es una enfermedad que además de dañar el amarre de flor y fruto en un 10 %, también  daña ramas tiernas, hojas, con lo cual se disminuye la capacidad fotosintética del árbol. Es común observarla, además del aguacate, en cultivos tropicales como lo son el mango, plátano, papaya, maracuyá, cítricos, y otros cultivos frutícolas.

Agente causal

La antracnosis es causada por dos agentes patógenos: Colletotrichum gloeosporioides (Penz) Penz & Sacc. y Colletotrichum acutatum de la familia de los Ascomicetos. Este último tiene un rango de hospedantes más limitado, masas de esporas más abundantes y de color más naranja, además se desarrolla de forma más lenta. Los conidios (conjunto de microesporas) de C. gloeosporioides son producidos en hojas y ramas muertas en el interior de la copa de los árboles y son dispersados por el agua durante la temporada de lluvias. Una vez depositados en la superficie del fruto y con agua libre, los conidios germinan en 7 horas. De cada conidio se origina un tubo germinativo (10-20 μm de longitud), desarrollándose un apresorio terminal después de 5 o 6 horas de emergido el tubo. Del apresorio emerge una hifa que penetra la cutícula de la epidermis o cáscara del fruto. Esta hifa permanece en estado latente hasta que la fruta madura debido a la presencia de compuestos antifúngicos en la epidermis. Al madurar el fruto, estos compuestos reducen su concentración y se activa el crecimiento del hongo, llegando a afectar también la parte más externa de la pulpa. Posteriormente, el hongo fructifica por debajo de la superficie del fruto hasta que se rompe la cutícula y la cáscara y los conidios nuevamente son liberados  en una matriz mucilaginosa para ser dispersados por el agua.

Sintomatología. C. gloeosporioides ataca principalmente brotes tiernos, cogollos, ramas, flores y frutos, aunque los daños son más apreciables en estos últimos. En frutos de aguacate, las lesiones se presentan de manera redonda de distintos tamaños, inicialmente son de color café claro o marrón tornándose después de color negro, levemente deprimidas y sin bordes definidos. Al centro de las lesiones aparecen pequeños granos color anaranjado-rojizo. Posteriormente las lesiones se vuelven más grandes y hundidas y se unen con otras llegando a cubrir la superficie del fruto, incluso llegan al interior de la pulpa en donde causa pudrición y sabor desagradable. En frutos de aguacate Hass maduros es difícil percibir los síntomas por el color del fruto. Síntomas en hojas o tallos raramente aparecen, excepto bajo condiciones muy húmedas. En las hojas aparecen manchas pequeñas de color marrón y en las ramas se originan exudados color blanquecino que secan las partes atacadas; asimismo, en flores causa coloraciones cafés, que  causan su caída o aborto de frutos.

ANTRACNOSIS DE AGUACATE2
Figura 2. Síntomas de antracnosis en el fruto de aguacate. Foto: Nelson, 2008.

Condiciones favorables. Existe una mayor liberación de microesporas desde las 6:00 hasta las 8:00 a.m., con una humedad relativa mayor al 80 % y una temperatura de 13 a 14 °C. Otras condiciones que favorecen su desarrollo son precipitaciones mayores a 1500 mm anuales y una nubosidad durante 4 a 6 horas continuas. Por otro lado, los daños causados por golpes debido a fuertes vientos o la manipulación del cultivo y los ocasionados por plagas (trips, ácaros u otra plaga) incrementan la incidencia de este hongo en el cultivo y principalmente en el fruto.

Manejo integrado de la antracnosis

El manejo de esta enfermedad incluye una serie de prácticas y procedimientos que comprenden desde la planeación del cultivo hasta su manejo poscosecha y comercialización. Se consideran los siguientes apartados:

 Labores preventivas

Selección del sitio de cultivo. Se debe evitar establecer huertos de aguacate en áreas con vientos fuertes, ya que las ramas pueden romperse y durante este fenómeno causar aberturas en la cáscara de los frutos, favoreciendo la entrada de patógenos como el hongo que causa la antracnosis.

Para leer el artículo Completo da clic Aquí

Anuncios

La Calidad e Inocuidad en el Cultivo de Tomate

Posted on

siap-tomateEn México el tomate es actualmente una de las principales hortalizas que se  exportan, principalmente a Estados Unidos. Se cultiva a lo largo de todo el país para su consumo en fresco o procesado. Actualmente se siembran 51 mil hectáreas, en las cuales se producen 3,098 mil toneladas. El tomate tiene una gran importancia por su alto valor en el mercado extranjero, pues en 2015 generó 137.3 millones de dólares y desde años atrás ha estado elevando constantemente su valor, como se aprecia en la Figura 1.

La calidad del tomate

Color: es una de las características más atrayentes del fruto, ya que es el primer contacto que existe entre el consumidor y el vegetal. El consumidor juzga sus alimentos principalmente por la apariencia, después por la textura y sabor.

tomateFirmeza: es la segunda característica de importancia,  y es comúnmente usada para indicar el grado de madurez, ya que a menor firmeza la madurez es mayor y viceversa.

Vitaminas y antioxidantes: el fruto de tomate es una fuente importante de antioxidantes (que le proporcionan las vitaminas E, C y A) entre los que se incluyen carotenoides, como el licopeno que es responsable del color rojo característico que los distingue.

 Solidos Solubles Totales: en su mayoría los conforman azucares y su concentración cambia con el grado de madurez de los frutos; este contenido se expresa principalmente en grados Brix. Si los frutos al llegar a la madurez presentan valores mayores a 4.5 °Brix se catalogan con buen sabor; sin embargo, frutos con valores por debajo de este punto son considerados como no aceptables.

¿Qué es la inocuidad?

La inocuidad en los alimentos es: evitar riesgos para la salud humana ocasionados por contaminación biológica, física o química. En la producción de tomate la inocuidad es muy importante, ya que son productos que se consumen frecuentemente en fresco y sin un proceso previo de preparación o desinfección que garantice su limpieza. Para asegurar la inocuidad en los frutos de tomate  se requiere directamente de la intervención de todas las partes que participan en la cadena productiva, para ello en la producción a nivel campo se siguen programas como las Buenas Prácticas Agrícolas (BPA). La BPA son principios y prácticas para reducir, identificar y minimizar riesgos de contaminación y con ello asegurar la inocuidad de los alimentos. Actualmente estos sistemas de BPA permiten rastrear e identificar brotes de contaminación mediante bitácoras o registros, y así reconocer los puntos de infección

Para leer Artículo completo da clic aquí 

Propiedades Físicas del Suelo y el Crecimiento de las Plantas

Posted on

Fertilidad de suelos
Figura 1. Las propiedades físicas del suelo influyen fuertemente en el desarrollo de los cultivos. Foto: Spradley, 2014.

El suelo es un recurso natural no renovable compuesto por sustancias sólidas (materia orgánica, organismos y minerales), agua y aire. La proporción en la que se encuentren estos componentes le confiere al suelo propiedades físicas, químicas y biológicas propias. La productividad de un suelo no sólo depende de los contenidos nutrimentales sino también de las características físicas del mismo, ya que como es bien conocido, el desarrollo de la parte aérea dependerá del desarrollo de la raíz. El desarrollo radical de las plantas está fuertemente influido por el balance entre humedad y aireación del suelo. Por lo tanto, antes de iniciar cualquier actividad agrícola o instalar una huerta, es importante conocer las propiedades físicas del suelo.

¿Cómo afectan las propiedades físicas el desarrollo de los cultivos?

Las propiedades físicas de un suelo son el resultado de la interacción que se origina entre las distintas fases del mismo (suelo, agua y aire) y la proporción en la que se encuentran cada una de estas. La condición física de un suelo determina su capacidad de sostenimiento, facilidad para la penetración de raíces, circulación del aire, capacidad de almacenamiento de agua, drenaje, retención de nutrientes, entre otros factores. Las principales propiedades físicas que influyen en el desarrollo de los cultivos son las siguientes:

Color del suelo. Es una de las características que permite describir a los distintos tipos de suelos. El color del suelo no tiene un efecto directo sobre el crecimiento de las plantas, pero indirectamente afecta la temperatura y la humedad del mismo. Mientras mayor cantidad de energía calorífica se encuentre en el suelo, se tendrá una mayor temperatura y evaporación. Se ha comprobado que los suelos oscuros bajo las mismas condiciones ambientales y sin cubierta vegetal, tienden a secarse más rápido. Por otro lado, los suelos húmedos son más oscuros que aquellos que se encuentran secos, además de que absorben mayor cantidad de luz que ayuda al incremento de temperatura del suelo y un desarrollo más acelerado del cultivo. El color del suelo también nos puede indicar de manera general el estado actual del mismo (Cuadro 1).

Al considerar el color de los suelos es importante conocer si proviene de un proceso de formación reciente o se trata de un color procedente del material parental.  El color del suelo puede servir de inicio para interpretar las propiedades del suelo en cuanto a aireación, drenaje o contenido de materia orgánica (MO).

Cuadro 1. Características generales del suelo en base a algunos colores que presentan.

Fuente: Castellanos, 2000.

Color Características
Oscuro Denota alto contenido de materia orgánica (MO). Sin embargo, suelos con bajo contenido de MO y exceso de sodio también puede tornarse oscuros por la disolución de la MO a pH alcalino. Otra razón es la presencia de MnO2 o carbón elemental después de la quema de residuos.
Rojo o amarillo

Propio de suelos viejos, puede ser producido por la presencia de Fe2O3 (rojos) o por FeO-OH (amarillos, cafés). Estos colores provienen de la oxidación e hidratación de los compuestos minerales de Fe, cuando el drenaje permite la aireación y las condiciones de humedad y temperatura son favorables.

Azul o verde olivo Se originan por la presencia de Fe en forma reducida e indican largos períodos en condiciones inundadas cada año e inadecuada aireación.
Gris Indican períodos prolongados bajo inundación e inadecuada aireación. Este color o blanquecino puede deberse por la falta de intemperización de roca madre de ese color o por depósitos de carbonato de calcio, así como la afloración de sales y/o remoción de Fe.

Textura del suelo.  La textura indica la proporción de las partículas fundamentales del suelo: arcilla, limo y arena, que se pueden agrupar en fina, media y gruesa. El diámetro de las partículas de arcilla es menor de 0.002 mm, las de limo están entre 0.002 y 0.05 mm y las de arena son entre 0.05 y 2.0 mm. La textura, además influye en la cantidad y disponibilidad de agua y nutrimentos, así como en la aireación, drenaje y accesibilidad en el uso de implementos agrícolas.

Suelos de textura gruesa. Son los suelos con más de 50 % de arena, pero contienen menos del 20 % de arcilla. Cuentan con una baja capacidad  para retener nutrientes y agua. La gran cantidad de poros grandes y  bajo contenido de arcilla provoca que se pierda más fácilmente agua y nutrientes, especialmente nitrógeno. Lo anterior ocasiona un desarrollo pobre de los cultivos al no cubrir sus necesidades nutricionales. La alta lixiviación y volatilización de nitrógeno en estos suelos hace necesario fraccionar la fertilización nitrogenada tanto como sea posible y la aplicación de materia orgánica. Por otra parte, la gran cantidad de poros grandes facilita la penetración y desarrollo del sistema radical de los cultivos.

Suelos de textura media. Son suelos con buena aireación y drenaje para el desarrollo de las raíces. Generalmente tienen menos de 35 a 40 % de arcilla y menos de 50 % de arena. Presentan una alta proporción de poros de tamaño medio a fino. Son suelos con una amplia capacidad productiva, disponibilidad de agua y nutrimentos. Son suelos que facilitan la penetración de las raíces y desarrollo más acelerado al tener un equilibrio entre las partículas de arena, limo y arcilla. Estos suelos pueden o no ser fácilmente desmenuzables, pero a medida que la proporción de limo sea mayor, el potencial de compactación también se incrementará.

Da clic aquí para leer el artículo completo…

Clasificación del Suelo: WRB y Soil Taxonomy

Posted on

El suelo es un recurso natural no renovable que continuamente evoluciona por la acción conjunta de los factores de formación, lo que origina diferentes perfiles o tipos de suelos. En este sentido, para hacer un buen uso y manejo de los suelos es necesario saber cuáles son, cómo son, dónde están y que superficie ocupan. Por esta razón, se han realizado esfuerzos para clasificar el suelo. Pero, ¿Para qué sirve clasificar los suelos?; la clasificación del suelo es necesaria para predecir su comportamiento e identificar limitantes que permitan tomar decisiones adecuadas de manejo en los ámbitos agrícola, pecuario, forestal, urbano, ambiental y de salud.

Los suelos del mundo son complejos y diversos, lo que ha dificultado que se desarrolle una clasificación que abarque y unifique los suelos de todos los países. Como consecuencia existen diferentes sistemas de clasificación. Actualmente los dos sistemas de clasificación reconocidos en el mundo son: la Base Referencial Mundial del Recurso Suelo (WRB) y la Taxonomía de Suelos (Soil Taxonomy); ambos con sus últimas ediciones en el año 2014.

Clasificación Base Referencial Mundial del Recurso Suelo (WRB)

La Base Referencial Mundial (WRB) está basada en la Leyenda (FAO-UNESCO, 1974) y la Leyenda Revisada (FAO, 1988) del Mapa Mundial de Suelos (FAO-UNESCO, 1971-1981).

En 1991, la Sociedad Internacional de la Ciencia del Suelo formo un grupo de trabajo llamado la Base Internacional de Referencia para la Clasificación de Suelos (IRB), misma que fue renombrada como la Base Referencial Mundial del Recurso Suelo (WRB). Su función fue elaborar un sistema de clasificación de suelos, donde presentaron la primera edición de la WRB en 1998 (FAO, 1988) y la segunda edición en 2006.  En 2014 se publicó la tercera edición de la WRB, donde se proponen 32 grupos de suelo en general (Cuadro 1).

Cuadro 1. Grupos de suelos del Sistema de clasificación WRB.

Fuente: FAO, 2014.

Grupo de suelo Características
Histosoles. Suelos con capas orgánicas gruesas.
Antrosoles, Tecnosoles. Suelos con fuerte influencia humana.
Criosoles, Leptosoles, Solonetz, Vertisoles, Solonchacks Suelos con enraizamiento limitado. Están o han estado fuertemente influenciados por el agua.
Gleysoles, Andosoles, Podzoles, Plintosoles, Nitisoles, Ferralsoles,

Planosoles, Stagnosoles

Suelos regulados por la química de Fe/Al.
Chernozems, Kastanozems,

Phaeozems, Umbrisoles.

Acumulación pronunciada de materia orgánica en el suelo mineral superficial
Durisoles, Gipsisoles, Calcisoles. Suelos de regiones áridas con acumulación de yeso, sílice y carbonato de calcio, respectivamente.
Retisoles, Acrisoles, Lixisoles, Alisoles, Luvisoles Suelos enriquecidos en arcillas en la parte sub-superficial.
Cambisoles, Arenosoles, Fluvisoles, Regosoles Suelos relativamente jóvenes con muy poco o ningún desarrollo de perfil.

El objetivo de la WRB es facilitar la implementación de inventarios de suelos y la interpretación de mapas de suelos, para que sea una herramienta práctica en la toma de decisiones para geólogos, agrónomos, agricultores, ingenieros civiles, entre otros. Lo anterior con la finalidad de tener información para evaluar y conocer el uso potencial de los distintos suelos, monitorear su evolución, transferir tecnología de uso del suelo de una región a otra, entre otras.

Cuadro 2. Suelos recomendados para la siembra de algunos cultivos.

Fuente: Bautista et al., 2015.

Cultivo AN AR VR GL FL LP CM PL FR AC LX NT KZ PH LV  
Plátano N N N N S N S S S S  
Arroz N N S S N N N N N N N N N  
Caña de azúcar S S   S S S S S S     S  
Maíz S S S S S S S S S S S S S S S  

AN= Andosol, AR= Arenosol, VR= Vertisol, GL=Gleysol, FL=Fluvisol, LP=Leptosol, CM=Cambisol, PL=Planosol, FR=Ferralsol, AC=Acrisol, LX=Lixisol, NT=Nitosol, KZ= Kastanozem, PH= Phaeozem, LV= Luvisol.

N= No se cultiva, S: Sí se cultiva.

De acuerdo a este sistema, en América Latina y el Caribe son 16 los grupos de suelos dominantes, considerando la superficie que abarcan. En México existen 26 de los 32 grupos de suelo de la WRB, donde el 83 % del territorio nacional lo dominan los siguientes grupos: Leptosol (28.3 %), Regosol (13.7 %), Phaeozem (11.7 %), Calcisol (10.4 %), Luvisol (9 %), Vertisol (8.6 %) y Andosol (1.3 %). Lo anterior de acuerdo a la actualización que realizó el INEGI usando el sistema WRB en el año 2000; ya que la clasificación original de los suelos de México está basada en la Leyenda FAO-UNESCO (1968). A continuación se describe brevemente estos grupos.

Leptosol. Corresponde a suelos someros que tienen una profundidad menor o igual a los 25 cm, alta pedregosidad y puede contener una gran cantidad de material calcáreo, lo que limita el desarrollo radicular de las plantas. Además, su capacidad de almacenamiento de agua es baja y presenta un alto riesgo de erosión. Por sus características se dificulta su aprovechamiento agrícola, por lo que usualmente se usa para  el pastoreo y la actividad forestal. Son suelos típicos de la Península de Yucatán.

Regosol. Al igual que los leptosoles, son suelos muy jóvenes, poco profundos y con pobre contenido de materia orgánica. Tienen baja capacidad de retención de humedad, por lo que requieren de riegos frecuentes para lograr la producción agrícola. Muchas veces se asocian con afloramientos de tepetate, lo que dificulta la infiltración y favorece la escorrentía superficial, así como la erosión. Generalmente los regosoles se usan para el pastoreo extensivo.

Phaeozem. Son suelos oscuros con moderado a alto contenido de materia orgánica, por lo que son muy utilizados en agricultura de temporal. Se encuentran en climas templados y húmedos con vegetación natural de pastos y bosques.

Para leer el artículo completo y descargar da clic aquí


clasificacion de suelos
Figura 1. Principales grupos de suelos de México.
Fuente: Internacional Soil Reference and Information Centre (ISRIC).

El Carbón de la Espiga en el Cultivo de Maíz

Posted on

Espiga cubierta de soros
Figura 1. Espiga cubierta de soros, los cuales sustituyen la formación de polen ocasionando pérdidas en la producción. Foto: R. L. Croissant.

Existe una diversidad de enfermedades que afectan al cultivo de maíz, las cuales reducen su potencial productivo al afectar su desarrollo normal. En este sentido, el carbón de la espiga del maíz según reportes en México ha llegado a reducir el rendimiento hasta en un 50 %. El carbón de la espiga se encuentra distribuido en países de Europa, norte y sur de América, así como en China, Australia, Nueva Zelanda, India, Palestina y otros países. En México se encuentra principalmente en los estados de Jalisco, Durango, Hidalgo, Estado de México, Puebla, Querétaro, Guanajuato, Michoacán, Oaxaca, Sonora, Tamaulipas y Aguascalientes.

Agente causal

El carbón de la espiga es causado por un hongo basidiomiceto denominado Sporisorium reilianum f. sp. zeae (Kühn) Langdon y Fullerton (Sinónimo de Sphacelotheca reiliana (Kühn) Clinton). Es un patógeno que sobrevive en el suelo y puede infectar al maíz, sorgo, teocintle  y pasto sudán. Su reproducción es mediante teliosporas, las cuales son esporas con dos núcleos al inicio, y que poco después estos se fusionan en algún momento durante la formación de la misma teliospora. Las teliosporas son de color café oscuro, de forma esférica o subesférica, con ligeras protuberancias en forma de espinas y con un diámetro que va de 6.4 a 11 µ. El crecimiento y desarrollo completo de este hongo solo es posible en condiciones de campo o cuando el medio de cultivo contiene extracto de la planta de maíz. El hongo puede permanecer en estado latente en el suelo por años.

Condiciones para su desarrollo. Según reportes se ha detectado mayor infección cuando las temperaturas oscilan entre 23 a 30 °C y con un contenido de humedad bajo. También se ha encontrado que la enfermedad decrece cuando se aplica sulfato de amonio, pero se incrementa al aplicar nitrato de calcio; en este mismo sentido los suelos arcillosos tienen menor incidencia que los de textura arenosa. Por otro lado, riegos frecuentes y tempranos durante los primeros 20 días después de la siembra reducen la infección por este hongo. Además al incrementar la profundidad de siembra se incrementa la infección dentro del cultivo. La propagación de la enfermedad se da a través del viento, agua, animales, personas, maquinaria agrícola, semillas contaminadas, entre otras.

Síntomas. La infección por el patógeno es sistemática, y los síntomas característicos de la enfermedad son visibles hasta que la planta inicia su floración o cuando se forman las semillas en la mazorca. El síntoma principal es el desarrollo de soros (agrupaciones de teliosporas, cubiertas con una delgada membrana de  color grisácea o blanquecina) en la mazorca o espiga de la planta, dichos soros al madurar se rompen y liberan las teliosporas, que dan el aspecto típico de carbón. Los soros sustituyen total o parcialmente la formación de grano y polen, causando con ello reducción en la producción. Algunos síntomas tempranos que se han observado son manchas cloróticas en hojas de plántulas infectadas, acumulación de antocianinas en el tallo, deformación en espiga y mazorca y enanismo en la planta.

Ciclo de la enfermedad. El hongo del carbón de la espiga inverna en forma de teliosporas en el suelo. Cuando tienen condiciones de temperatura y humedad, las teliosporas germinan para dar origen a un filamento denominado promicelio o probasidio.

Ciclo de vida de Sporisorium reilianum
Figura 2. Ciclo de vida de Sporisorium reilianum f. sp. zeae en el cultivo de maíz. Foto: Modificado de Kahmann y Kämper, 2004.

El núcleo del promicelio origina cuatro células, cada una con su núcleo mediante meiosis. Estas células dan lugar a basidiosporas, las cuales originan otras y van conformando cadenas de células denominadas esporidias. Estas esporidias se acoplan entre si formando hifas infectivas con dos núcleos en sus células. Las hifas infectan la planta vía raíz o mesocotilo cuando la planta tiene entre 10 a 15 cm de altura, e invaden sistemáticamente el tejido meristemático y floral indiferenciado. Durante la floración del cultivo, tanto en la mazorca como en la espiga aparecen soros.

Después las células con dos núcleos de las hifas infectivas, presentes en los soros, se vuelven grandes y de apariencia gelatinosa, poco después se separan y se forma una pared celular gruesa alrededor de cada una, lo que origina a las teliosporas. La fusión nuclear, llamada también cariogamia, ocurre en algún momento de la formación de las teliosporas. Lo soros al madurar se rompen y liberan a las teliosporas que son dispersadas de manera natural por el viento y la lluvia.

Clic Aquí para leer el artículo completo…

La Selección del Híbrido de Maíz

Posted on Actualizado enn

Ing. José Delgado Rodríguez (Profesor del Curso de Fenología y Fisiología del Maíz, 2017)

fenologia de maiz
Figura 1. Parcela con híbridos de maíz. Fuente: Intagri

¿Qué es un híbrido de maíz? Un híbrido de maíz es resultado de la mejora genética de la especie mediante la cruza de dos líneas con características deseables. Algunas características que se buscan con esta técnica son: mejoras en el rendimiento y en la composición del grano, tolerancias a plagas y enfermedades, adaptación a situaciones de estrés abiótico, resistencia al acame y precocidad, entre otras.

En este sentido, una de las preguntas más comunes que se hacen los productores de maíz es: ¿Qué híbrido voy a comprar? Pues lo primero que debemos saber es que ¡los híbridos perfectos no existen!; por esta razón es que el mercado de semillas tiene gran diversidad y oferta varietal. Tan sólo en México existen al menos 67 empresas semilleras y más de 380 híbridos de maíz. Frente a esta oferta el productor deberá hacer una correcta elección del híbrido a sembrar.

¿Cómo elegir un híbrido sabiamente?

La decisión más importante en el ciclo del maíz es la selección del híbrido, por eso es importante considerar las siguientes recomendaciones:

  1. Buscar información sobre las empresas semilleras. Actualmente más del 75 % del mercado mundial semillero de maíz lo dominan cinco compañías transnacionales; sin embargo, existen numerosas empresas semilleras regionales y locales. Lo anterior demanda de los productores el investigar y conocer a las empresas. La información se puede obtener de folletos, revistas, periódicos, internet o cualquier otro medio informativo.
  2. Asistir a pláticas de promoción de distribuidores de semillas y eventos de campos de empresas semilleras. La oferta del mercado de semillas de maíz es tan grande que se pueden encontrar híbridos con diferentes características y respuestas a la región que se pretende sembrar. Además, constantemente están saliendo al mercado híbridos con nuevas características. Por lo tanto, es importante acudir a estos eventos para conocer: potencial del híbrido, adaptabilidad, susceptibilidad a plagas y enfermedades, resistencia al acame, costos, etc.
  1. Escuchar testimonios. Una parte fundamental para la selección del híbrido es buscar y conocer los testimonios de amigos, vecinos, técnicos u otros productores sobre los rendimientos y comportamientos obtenidos con el híbrido en la región.
  2. Revisar los datos comparativos de rendimientos. Estos datos comparativos entre híbridos se pueden obtener de reportes de dependencias gubernamentales, instituciones de investigación, universidades, asociaciones de productores, evaluaciones de empresas semilleras, etc. Pero… ¿Qué debemos considerar al revisar información de tablas comparativas entre híbridos?
  • Ajuste de humedad en los rendimientos. Es fundamental considerar que los rendimientos de todos los híbridos evaluados estén ajustados al 14 % de humedad, o al menos las tablas deben indicar el porcentaje de humedad a la cosecha, ya que este parámetro influye en el peso del grano.
  • La superficie cosechada para reportar el rendimiento. Siempre se debe tomar en cuenta la superficie que fue cosechada para reportar el rendimiento, ya que entre mayor sea la superficie cosechada, mayor la posibilidad de igualar los resultados comercialmente.
  • El número de años o ciclos agrícolas evaluados. Un híbrido que ha sido evaluado varios años tiene mayor confiabilidad, siendo importante considerar el número de años o ciclos agrícolas evaluados y reportados sobre el rendimiento del híbrido.
  • Número de localidades evaluadas. La respuesta del híbrido está fuertemente influenciada por el manejo del productor, clima, incidencia de plagas y enfermedades principalmente. En este sentido, un gran número de localidades evaluadas tiene menor sesgo y permite conocer la adaptabilidad del híbrido a diferentes condiciones.
  • Costos de producción relacionados con el rendimiento. Los altos rendimientos reportados en las tablas comparativas muchas veces involucraron una alta inversión. Al replicarlo a escala comercial los costos de producción pueden resultar altos y el retorno de la inversión bajo.

Aspectos a tomar en cuenta para la selección del híbrido de maíz

Para leer la nota completa da clic Aquí

Tips para la Preparación de Caldos o Soluciones Plaguicidas

Posted on

Los productos químicos de síntesis se utilizan ampliamente para proteger a los cultivos de problemas fitosanitarios dada su gran efectividad. Sin embargo, los problemas asociados con el mal manejo de estos productos han ocasionado problemas como: intoxicaciones y enfermedades humanas, pérdidas de vida silvestre y degradación de la calidad del agua, así como la reducción de la vida útil de equipos de aplicación, principalmente. Para minimizar dichos daños, es importante adoptar y aplicar prácticas responsables en la manipulación de los productos, respetando la compatibilidad de los productos y el orden de la mezcla. Por otra parte, se deben tener en cuenta las medidas de seguridad al momento de preparar caldos o soluciones plaguicidas.

Formulaciones de los plaguicidas

preparacion de caldos
Figura 1. Formulaciones sólidas de plaguicidas. Foto: Quiñones, 2016.

Una formulación en su concepto más básico es la mezcla del ingrediente activo con otros materiales que faciliten su aplicación, denominados aditivos. Los aditivos de las formulaciones pueden ser disolventes, dispersantes, estabilizantes, colorantes, entre otros, los cuales ayudan a que actúe el ingrediente activo de la formulación. Es gracias a la diversidad de aditivos que un determinado ingrediente activo se puede presentar en formas muy variadas, aunque son pocos los productos que se pueden formular de varias maneras. Existen distintos tipos de formulaciones en el mercado, las más comunes son las siguientes:

Formulaciones Solidas. Representan el 33 % de las formulaciones de plaguicidas, las más representativas son las siguientes:

Polvos secos (P). Con un aditivo no higroscópico como el talco. Esta listo para usarse en cualquier momento, ya que no necesitan de agua. Permite tratar grandes áreas o sitios de difícil acceso. El inconveniente que se tiene es el bajo control en su distribución y con ello se generan mayores riesgos de intoxicación al aplicador y contaminación al medio ambiente.

Polvos humectables (PH). Compuesta por la mezcla del ingrediente activo con arcillas (absorben el ingrediente activo) y adyuvantes (agentes mojables, dispersantes, antiespumantes y estabilizadores). Estos últimos ayudan a un rápido humedecimiento y a una dispersión estable. Al mezclarse con agua requieren de agitación constante para que la mezcla se mantenga homogénea y no precipite. Causa desgaste prematuro en equipos de aplicación, además es necesario hacer una pre-mezcla antes de vaciarse al tanque de aplicación.

Polvos solubles (PS). El ingrediente activo es soluble en agua. Una vez mezclado con el agua no presenta partículas en suspensión por su completa dilución. Esta propiedad evita que se esté agitando la mezcla y que se obstruyan las boquillas.

Gránulos dispersables en agua (GDA). Constituida por gránulos sólidos en donde se encuentra el ingrediente activo. Forman una suspensión al mezclarse con el agua. Tiene una mayor concentración de ingrediente activo en los gránulos, por lo que se necesita poco volumen de mezcla para su aplicación. Algunos de estos productos se envasan en bolsas hidrosolubles, reduciendo el riesgo de intoxicación para el operario.

Gránulos secos floables (DF). Formulación sólida en forma de esferas cuyo interior es hueco y se dispersa fácilmente en el agua.

Formulaciones Líquidas. Son las formulaciones más utilizadas en la industria de plaguicidas, representando el 67 % del total que se encuentra en el mercado. Las formulaciones liquidas más comunes son:

emulsiones
Figura 2. Los concentrados emulsionables (CE) son formulaciones líquidas que al mezclarse con agua se genera un aspecto lechoso. Foto: Quiñones, 2016.

Concentrado emulsionable (CE). El ingrediente activo se incorpora con un solvente apropiado, lo cual resulta en una solución concentrada. Por sus propiedades químicas no se puede mezclar con agua, por lo cual se le agregan adyuvantes, evitando que se separe en distintas fases. En mezcla con el agua, se genera un aspecto lechoso. Es una formulación fácil de dosificar, manejar, transportar y almacenar, además de que no causa obstrucción en las boquillas. Sin embargo, su misma formulación concentrada los hace susceptibles a errores en la dosificación.

Floable líquido (FL). Formulación líquida formada por partículas finas del ingrediente activo suspendidas en un líquido.

Suspensión concentrada (SC). El ingrediente activo en forma de sólido insoluble se mezcla con un líquido en forma de suspensión. A esta formulación se le agregan adyuvantes para estabilizar la suspensión. Al igual que un polvo humectable, la presencia de partículas ocasiona el desgaste y obstrucción acelerada de boquillas y filtros. Presentan una mayor facilidad en su manejo que los polvos humectables y mayor uniformidad al momento de aplicar en las hojas.

Capsulas en suspensión (CS).Son partículas de plaguicidas contenidas dentro de pequeñas esperas de distintos polímeros. Su diminuto tamaño (10 a 30 µ de diámetro) permite que puedan pasar por los filtros y boquillas de los equipos de aplicación. Poseen adyuvantes que mantienen a las partículas encapsuladas en suspensión sin agruparse entre ellas. La particularidad de estas formulaciones es que liberan lentamente el ingrediente activo, por lo que su eficacia es más larga, reduciendo el número de aplicaciones y de riegos de contaminación e intoxicación en animales y personas.

Para leer el artículo completo da clic aquí